Hasta siempre, Aitor Urrutia

 Vie, 29/03/2013 - 14:36     Sandor

Aitor Urrutia y su hija Laia

Ayer se me fue, víctima de la vida, una persona muy querida. Hoy, con el corazón triste, en este Bilbao semidesierto de semana santa, no dejo de pensar en él. Era una de esas personas que destacaban, amante de los retos y de la superación personal, brillante y luchadora. Una de esas personas que te espolean el ánimo, de conversación interesante pero divertida, de humor mordaz y mirada vivaracha.

Se que la vida no es justa, se que no hay nadie ahí arriba para decidir quien vuelve a ser polvo de estrella y quien se queda un poquito más en este breve suspiro de tiempo que es la vida, pero no puedo evitar sentir rabia e impotencia ante lo injusto de que, precisamente él, nos abandone tan pronto, con 40 años apenas cumplidos.

Deja tras de sí una legión de amigos que le recordaremos con cariño, una familia destrozada y una hija, recién nacida como quien dice, a la que con el tiempo nos encantará contar historias de su aita.

Tuvo su Lambretta andando cuando yo todavía, a día de hoy, tengo mi Vespa arrinconada cogiendo polvo. Corría maratones (el año pasado cumplió uno de sus sueños y fue al de Nueva York), cuando yo apenas doy cuatro zancadas seguidas, me ayudó (incluso regalándome material), cuando quise poner en orden la red local de la oficina... en fin, era una de esas personas que brillaba pero no cegaba, que alumbraba pero no te hacía sombra.

Su luz quedará para siempre en mi recuerdo, y allí al menos seguirá viviendo de alguna manera, formando parte de mi ser. Hasta siempre, Aitor.

 

Categoria: 
Etiquetas: 

Comentarios

Enviado por María (no verificado) en

Brillaba, pero no cegaba.
Estaba siempre, pero nunca estorbaba.
Qué bonitas palabras, Sandor.
Gracias.

Enviado por Alex (no verificado) en

No es justo que Aitor se haya ido en un abrir y cerrar de ojos, cuando su vida estaba más llena que nunca de proyectos y de nueva vida. ¡¡¡ Que ironía !!!.
La última vez que estuve contigo volviste a irradiarnos esa alegría tan característica tuya.
Aitortxu, siempre te tendremos en nuestra memoria. Un abrazo interminable. Te queremos.

Enviado por natalia garcia (no verificado) en

mi compi de pupitre del instituto....mi amigo admirado por su inteligencia brillante su humor su alegría. su carácter. los que te conocimos nos pasaremos la vida recordandote. añorandote . ....siempre te recordaré y te llevare en mi corazón.

Enviado por Oscar Vilella (no verificado) en

Qué pena me da, que pena, cuando te veo marchar, que solo y triste me dejas cuando la vida se va ( Los suaves).
Aitor, te recordaremos con cariño.

Enviado por Mikel (no verificado) en

Como compañero de trabajo a sido lo que comentaba Sandor y mas. Ameno en lo aburrido, emprendedor en el trabajo... y siempre con esa mirada picara que te hacia sentirte bien a la vez que comprendido. El recuerdo de todas las vivencias positivas compartidas es una hermosa lapida llena de corazon. Descansa en paz compañero

Añadir nuevo comentario

HTML Filtrado

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Contesta a esta pregunta para comprobar que eres humano :-)
Rellene el espacio en blanco.

Sobre PlanetaInopia

Sandor Inopia nació en Bilbao, un lunes cualquiera, justo 1904 años después de que Nerón se suicidara, diciendo ¡Qué artista muere conmigo!, y 192 años después de que Volta descubriera la pila eléctrica. Mientras celebraba su quinto cumpleaños, Elvis daba su último concierto, y celebrando los siete, Muhammad Ali se retiraba del boxeo.

Sobre PlanetaInoipa, blog personal de Sandor Inopia (Sandor Saiz Ortuondo)

Yo no tengo la ambición de Nerón, la inteligencia de Volta, la voz de Elvis, o la fuerza de Alí, pero a veces me gusta escribir y darme a conocer a los demás. Por eso este blog, que espero te guste.

Comentarios recientes