Workaholic

 Mar, 14/03/2006 - 05:26     Arka

He estado durante toda la semana al borde de la histeria en el curro, casi sin poder apartarme del teclado ni para comer, y pendiente del correo electrónico y el teléfono, por si al secretario de algún ayuntamiento se le ocurría pedir la traducción de, vamos a suponer, alguna ordenanza de 150.000 caracteres en word, llena de tablas, hojas de excel insertadas y qué sé yo más, así que no he tenido tiempo material de escribir aquí, si acaso cotillear algo.

El caso es que me he sentido un poco así:

Eso sí, salvando las distancias, porque este gif lo que me transmite, al menos a mi, y creo que a muchos que nos pasamos 8 horas tecleando, es cierto desasosiego, la sensación de estar esclavizados bajo el poder de algo que no es sólo esa máquina, esa pantalla. Es algo que va más allá, más sutil, es la energía que consumimos mirando sin pestañear el monitor, pulsando las teclas, es preguntarse a dónde van esas fuerzas que gastas cada día, sujeto a tu puesto de trabajo, te guste o no.

Categoria: 
Etiquetas: 

Comentarios

Te entiendo, Arka... Muchas veces me pregunto, ¿qué hubiera hecho yo en la vida, qué otras experiencias hubiera podido vivir, qué otros lugares hubiera visitado, etc, etc, de no estar aquí atado como en las galeras? Supongo que todos los que estamos atados a un trabajo pensamos en algún momento del día en cómo sería nuestra vida sin él. Y más en general, seguro que todos hemos pensado en sentirnos libres de cualquier atadura... ¿cómo sería mi vida sin tener que dar cuenta de nada ante nadie, pudiendo ser realmente libre?

Si llevo todo a ese extremo me doy cuenta de que la puerta está ahí siempre, delante de mis narices. Solo hay que encontrar valentía para abrirla y asumir las consecuencias. A mí me gusta vivir con ataduras, pero de las buenas, de esas que unen a las personas. No me gustaría vivir libre y solo, o convertirme en un ser egoista solo pendiente de su propia satisfacción. Aunque claro, una cosa es tener cinchas que te aferren al mundo que te rodea, pero dejándote una cierta libertad de maniobra, y otra muy diferente tener un yugo, como un buey de oficina, siempre atado al trabajo y, en un plano más general, obligado a satisfacer las espectativas que los demás depositan sobre tí.

Pero bueno, que me voy por las ramas, para variar ;-) Decía que te entiendo. Si por lo menos horneáramos pan para que la gente lo comiera, o fabricáramos sillas, no se, algo más tangible, tal vez esa sensación de inutilidad sería diferente... ains, no se chico, ¡en qué barullos me metes, yo que estaba tan tranquilo! :-D :-D :-D

De todos modos enhorabuena por el post. Gracias a él ya he visto que se pueden enlazar imágenes desde otros sitios, y que me falta pulir el tema para que muestre el nombre del autor del post. En breve lo modifico ;-)

¡¡¡ Ay, este maldito trabajo !!! :-D :-D :-D

Añadir nuevo comentario

HTML Filtrado

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Contesta a esta pregunta para comprobar que eres humano :-)
Rellene el espacio en blanco.

Sobre PlanetaInopia

Sandor Inopia nació en Bilbao, un lunes cualquiera, justo 1904 años después de que Nerón se suicidara, diciendo ¡Qué artista muere conmigo!, y 192 años después de que Volta descubriera la pila eléctrica. Mientras celebraba su quinto cumpleaños, Elvis daba su último concierto, y celebrando los siete, Muhammad Ali se retiraba del boxeo.

Sobre PlanetaInoipa, blog personal de Sandor Inopia (Sandor Saiz Ortuondo)

Yo no tengo la ambición de Nerón, la inteligencia de Volta, la voz de Elvis, o la fuerza de Alí, pero a veces me gusta escribir y darme a conocer a los demás. Por eso este blog, que espero te guste.

Comentarios recientes