¡Es la guerra!

 Vie, 03/06/2005 - 12:31     Sandor

Lentejas

No creo que exista campo de batalla tan agotador como el que comparte una pareja en su vivienda. Por lo menos es lo que pasa en la nuestra, en la que día a día se desarrolla una lucha sin cuartel entre dos personalidades, dos formas de ver la vida y de entender el mundo, que aunque en la mayoría de casos son parecidas o al menos compatibles, a veces se enfrentan entre sí de forma encarnizada.

Pero para no perdernos en generalidades y tampoco entrar a contar nuestras intimidades (¿qué os creíais, cotillas? ;-) ), os expondré la última batalla en la que me encuentro inmerso: la batalla del plato de lentejas. Resulta que por circunstancias (yo tengo un poco más de tiempo libre que ella), soy el encargado de fregar. A mí no me importa en absoluto, pero claro, una cosa es que tenga que fregar los cacharros, y otra bien distinta que tenga que recorrer la casa recogiendo el plato con la comida de antes de ayer, rascar toda la comida seca y mugrienta echándola a la basura, para por fin fregar el plato en cuestión con agua caliente y frota que te frota porque las costras no quieren salir... hasta aquí la exposición de los motivos de mi última declaración de guerra.

Pues bien, el dichoso plato de lentejas lleva ya tres días danzando por casa. Al principio estaba en la sala. Después, a petición mía, fue movido hasta la cocina y puesto en un rinconcito de la encimera, como quien no quiere la cosa, como si su contenido fuera a evaporarse o algo así. Hoy cuando he llegado seguía allí, con una cuadrilla de minúsculos mosquitos negros alimentándose de él... Es a estos pequeños tira y afloja a los que me refiero cuando hablo de las pequeñas batallas diarias, que a veces pueden llegar a ser encarnizadas. No se, a veces parecemos dos marineros de arrabal esperando la mínima oportunidad para sacarnos las navajas, que si ya no me quedan calcetines, que si el baño está sucio... ¡ay, la convivencia, que dura es a veces! De todos modos no voy a ser hipócrita: no cambiaría estas pequeñas batallas diarias por nada del mundo... otro día si el pudor me lo permite os contaré algo sobre nuestros armisticios ;-), y entendereís el por qué.

Categoria: 
Etiquetas: 

Comentarios

Enviado por Arka (no verificado) en

Ayss, no, si yo no sé qué daría por tener esas batallas con mi pareja, más que nada porque significaría que ¡TENDRÍAMOS UN SITIO DONDE METERNOS!

Añadir nuevo comentario

HTML Filtrado

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Contesta a esta pregunta para comprobar que eres humano :-)
Rellene el espacio en blanco.

Sobre PlanetaInopia

Sandor Inopia nació en Bilbao, un lunes cualquiera, justo 1904 años después de que Nerón se suicidara, diciendo ¡Qué artista muere conmigo!, y 192 años después de que Volta descubriera la pila eléctrica. Mientras celebraba su quinto cumpleaños, Elvis daba su último concierto, y celebrando los siete, Muhammad Ali se retiraba del boxeo.

Sobre PlanetaInoipa, blog personal de Sandor Inopia (Sandor Saiz Ortuondo)

Yo no tengo la ambición de Nerón, la inteligencia de Volta, la voz de Elvis, o la fuerza de Alí, pero a veces me gusta escribir y darme a conocer a los demás. Por eso este blog, que espero te guste.

Comentarios recientes