Una mañana cualquiera en el banco

 Jue, 24/07/2014 - 14:31     Sandor

Banqueros

Hoy he comprado un chisme por internet. El que me lo vendía tenía la cuenta en el BBVA, así que he ido a hacer el ingreso allí, por ventanilla, ya que todavía no cobran comisiones como en la Caixa.

Entro y, de las dos cajeras, una sale a tomar algo. Ambas superan los cincuenta de largo, están cansadas, y tienen cara de pocos amigos. Supongo que serán victimas del mobbing bancario, y estarán esperando una próxima prejubilación en condiciones ventajosas. Resistir es vencer, dicen, aunque de motivación, cero. La que queda apenas da abasto para atender la cola de clientes, y poco a poco, la cola va creciendo.

Hay una mesa junto a mí, estan tramitando algún producto a una mujer inmigrante. La acompaña su madre (supongo que para avalar) y su hijo, de unos 12 o 13 años. Oigo frases entrecortadas: "veinte euros de estudio", "veinte de formalización" y "treinta trimestrales de comisión de riesgo". La mujer asiente, no se si comprendiendo o resignándose, y de seguido se lo intenta hacer comprender a su madre. La madre hace que entiende, suspira y sin decir nada, deja que los demás sigan hablando.

La cola sigue avanzando lentamente. Yo hago lo que llamo yoga mental, una especie de resistencia personal para que nada de esa mierda me afecte, para no transmitir mi impaciencia y mi asco por lo que estoy viendo a los demás. Al cabo de un par de minutos vuelvo a mirar a la mesa. El niño está sentado junto a su madre, en el lugar de su abuela, que se ha ido a trabajar. Ahora el tono cambia. El niño lleva una camiseta del FC Barcelona. El comercial le saca la tablet esa que tienen para firmar contratos. Como todavía el niño no tiene firma, se siente un poco perdido. El comercial le dice "firma como firmaría Messi", "¿o prefieres a Neimar?". Si fuera un dibujo animado le empezarían a asomar los cuernos y explotar una risa sardónica, pero es un decente empleado de banca, y solo se ve una sonrisa amable, y un dedo que señala: firma, firma, firma...

Noto los juegos de la palabrería, del tahúr, del vendemotos, del bancario quemado y presionado.  La hija suspira aliviada, solo quiere acabar, no quiere problemas: necesita dinero. El futuro ya vendrá, ya se hará por hacer...

Menos mal que todavía quedan alternativas como el solidario de Botín...

Emilio Botin disfrazado de solidario

Categoria: 
Etiquetas: 

Comentarios

Enviado por Sandor en

Qué cosas tiene la vida, fué escribir esta entrada y, al cabo de unos días, morir Botín. Creo que me pondré a escribir alguna que otra entrada más... :-)

Añadir nuevo comentario

HTML Filtrado

  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Contesta a esta pregunta para comprobar que eres humano :-)
Fill in the blank.

Sobre PlanetaInopia

Sandor Inopia nació en Bilbao, un lunes cualquiera, justo 1904 años después de que Nerón se suicidara, diciendo ¡Qué artista muere conmigo!, y 192 años después de que Volta descubriera la pila eléctrica. Mientras celebraba su quinto cumpleaños, Elvis daba su último concierto, y celebrando los siete, Muhammad Ali se retiraba del boxeo.

Sobre PlanetaInoipa, blog personal de Sandor Inopia (Sandor Saiz Ortuondo)

Yo no tengo la ambición de Nerón, la inteligencia de Volta, la voz de Elvis, o la fuerza de Alí, pero a veces me gusta escribir y darme a conocer a los demás. Por eso este blog, que espero te guste.

Comentarios recientes